domingo, 4 de marzo de 2012

Toledo Abstracto, Óleo, 2001

En la entrada Dominical de hoy y como ha venido pasando en las últimas semanas os dejo otro cuadro mío. En esta ocasión estamos ante una obra realizada en el año 2001 durante una excursión que hice con la Asociación Cultural Magenta. El motivo de la misma no era otro que ir un día a pintar al natural la bella ciudad de Toledo. Recuerdo perfectamente que el ambiente era bastante inhóspito, en pleno invierno y hacía una niebla densa. Nos colocamos en un mirador que hay fuera de la ciudad antigua y desde ahí cada uno hizo su interpretación del momento.

Para esta ocasión elegí Óleo y un formato mediano de lienzo. La idea era por un lado captar la verticalidad de Toledo con sus planos de edificaciones superpuestos y por otro jugar con el efecto del ojo humano (que ve nítido en el centro de atención y difumina los laterales). El resultado es este lienzo que se aleja más de lo habitual en mi pintura de lo figurativo, jugando con los colores quebrados, pero que recoge un poco la magia que esta ciudad posee cuando está envuelta en la bruma invernal.

Toledo Abstracto, Óleo, Carlos Martín, 2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario