jueves, 2 de febrero de 2012

El inicio de una nueva etapa

¡Buenas noches!


Dando un poco de continuidad a la introducción que hice hace un par de días, voy a hacer un zoom en una de las claves de este proyecto en forma de Blog: El inicio de mi nueva etapa de Pintura.


Momento Crítico: el blanco del papel y tú
Inicié mi formación artística a la temprana edad de los 7 años y para ser exactos llevaba desde los 19 años sin hacer un cuadro propiamente dicho. Cierto es que había hecho dibujos o bocetos, pero no me había enfrentado a un ''caballete montado''. 


Pero cuando has dedicado 12 años de tu vida a algo, y especialmente cuando lo haces de una manera tan intensa como creo haberlo hecho yo (en futuras entradas analizaré más en detalle mi background, pero estamos hablando de varias asociaciones de pintura, exposiciones, premios...), hay muchos momentos que sientes que tienes que volver... es más sabes que debes hacerlo. Pero claro, una cosa es quererlo y otra muy distinta es hacerlo.


Desde luego cuando has pintado, uno de los momentos que más puedes llegar a temer es el de enfrentarte a un lienzo/papel en blanco después de tanto tiempo. Te surgen muchas dudas que sabes que sólo el tiempo y la decisión de intentarlo una vez más podrán disipar.


Pues bien me puse un 'deadline' (¡algo tenía que aplicar del día a día de la oficina!): cuando me independice vuelvo a pintar. Dicho... ¡y (esta vez, por fin) hecho! En Octubre de 2011 di a luz a mi primera obra de mi nuevo yo: ''Atardecer en el puerto de Mazarrón''. Comparto con ilusión este cuadro que me ha hecho revivir tantas sensaciones:


''Atardecer en Mazarrón'', Acuarela 2011
Cuando acabé el cuadro me quedaron claras dos cosas:
1. En esto del arte no se pierde tanta 'mano' como cabría esperar. Es díficil de describir pero era más difícil imaginar el momento de ponerte manos a la obra, que después la acción en sí misma. Conservando el pulso (que con 26 años mantengo a raya), lo demás era bastante mecánico e intuitivo.
2. Todos estos años sin pintar no han sido realmente de inactividad artística. Puede que tú no hayas cogido un pincel, pero has ido a exposiciones, has visto pintores y has estado expuesto a un mundo cambiante. 

Conclusión: tu mano no ha madurado (pero tampoco se ha marchitado, que es para alegrarse) pero tu cerebro sí lo ha hecho. 

Pues bien con esta conclusión me despido ya que se hace tarde. Espero que os guste esta nueva entrada, y por supuesto cualquier cosa que queráis comentarme o preguntarme no dudéis en hacerlo. 

¡Buenas noches a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario